martes, 29 de diciembre de 2009

despedida.


Como de un día para otro se puede cambiar de año en un cerrar de ojos.

Despedirse de algo amargo es positivo en parte, pero el miedo a que perdure es mas agridulce todavía.

Sabor al hedor del recuerdo, al fallo y la caída.

Delirando a oscuras es cuando más claridad encuentras. Te sabes la teoría pero aplicarla a la práctica dificulta el camino.

Isabella duda por un momento, pero como un flashback divisa las secuelas, las cura y continua trepando.

Sopesa, haz los balances que creas convenientes. Fijate objetivos reales y nada superficiales.

De que sirve el : me apuntaré al gimnasio, dejaré de fumar, aprobaré los examenes...todos ellos basura olorosa.

Huele a mierda la mente podrida, y mas podrido aún los agujeros que va pisando.

¿Yo? quiero sonreir.

1 comentario:

  1. Pues sonríe que yo te sigo...y a ver si entre las dos nos sale ;)

    ResponderEliminar